Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


MENSAJES DEL PASTOR


EL POBRE LÁZARO


Monseñor Marcos Pérez Caicedo Arzobispo de Cuenca



La parábola de Lázaro y el rico es un ejemplo de la doctrina sobre las riquezas y su uso adecuado: Había un hombre rico que se vestía con ropa finísima y que cada día comía regiamente. Había también un pobre, llamado Lázaro, todo cubierto de llagas que se tendía a la puerta del rico, y que sentía ganas de llenarse con lo que caía de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las llagas. Pues bien, murió el pobre y fue llevado por los ángeles hasta el cielo, cerca de Abraham. Murió también el rico y lo sepultaron. Estando en el infierno, en medio de tormentos, el rico levanta los ojos y ve de lejos a Abraham y a Lázaro cerca de él. Entonces grita: ‘Padre Abraham, ten piedad de mí, y manda a Lázaro que se moje la punta de un dedo para que me refresque la lengua, porque estas llamas me atormentan’. Abraham respondió: ‘Hijo, acuérdate de que recibiste ya tus bienes durante la vida, lo mismo que Lázaro recibió males. Ahora, él aquí encuentra consuelos y tú en cambio tormentos’…”. (Cfr. Lc. 16, 19-31)
Del rico Epulón se dice que vestía muy bien y que celebraba diariamente espléndidos banquetes; pero a consecuencia de esta vida de placeres no puede ver al prójimo en Lázaro y es incapaz de oír la voz de Dios. No se condena por tener dinero sino por ignorar al hermano necesitado, por su actitud inhumana al negarse a compartir con el pobre, teniéndolo tan cerca. La parábola es así una invitación a la sobriedad de vida y a la solidaridad. Es llamada a procurar la vida digna de las personas sin caer en el egoísmo de aquel rico que se despreocupó de Lázaro.
Hoy en el mundo se habla mucho de solidaridad y existen grandes campañas publicitarias para hacernos creer que todo va bien, pero la realidad de cada día nos dice que continúan las injusticias, sobornos y chantajes, que el pobre sigue siendo marginado y utilizado, que los enfermos son maltratados, que las madres jóvenes son adoctrinadas para que aborten a sus hijos, que a los jóvenes se los empuja a vivir sin valores morales y cristianos. Son tantos los Lázaros que acuden a nuestras puertas y no son escuchados.
La situación que describe la parábola desgraciadamente sigue existiendo en nuestros días y es verdad que no entraremos en el Reino de Dios sin poner nuestros bienes y capacidades al servicio de los más necesitados.
Dejemos un poco de tiempo para escuchar atentamente a quienes tenemos a nuestro alrededor, así descubriremos sus necesidades y anhelos. Dios nos está hablando por medio de ellos y espera nuestra respuesta.


 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com