Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


MENSAJES DEL PASTOR


PORTADORES DEL EVANGELIO


Monseñor Marcos Pérez Caicedo Arzobispo de Cuenca



En aquel tiempo, Jesús llegó de Galilea al río Jordán y le pidió a Juan que lo bautizara. Pero Juan se resistía, diciendo: “Yo soy quien debe ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a que yo te bautice?”. Jesús le respondió: “Haz ahora lo que te digo, porque es necesario que así cumplamos todo lo que Dios quiere”. Entonces Juan accedió a bautizarlo. Al salir Jesús del agua, se le abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios, que descendía sobre él en forma de paloma y oyó una voz que decía: “Este es mi Hijo muy amado, en quien tengo mis complacencias” (Mt. 3, 13-17).

Desde el bautismo estamos llamados a ser portadores del Evangelio, mensaje de alegría, de esperanza y de paz para el mundo de hoy, que busca el consuelo y la ternura de Dios. Pero solo podremos ser portadores de Él si experimentamos nosotros primero la alegría de ser consolados y amados por Dios. Pienso en los famosos Magos de Oriente, que después de un largo viaje, lleno de dificultades, encontraron al Niño Jesús en brazos de su Madre y lo adoraron. Al ver al Niño Rey descubrieron la ternura divina, y llenos de gozo retornaron a sus países. Se convirtieron en portadores de la Buena Noticia, con su testimonio sembraron esperanza. Todo a partir de su encuentro con Dios en Belén.

Nuestra misión es encontrar al Señor que nos consuela e ir a consolar al Pueblo de Dios. Hoy la gente necesita ciertamente palabras, pero necesita sobre todo que testimoniemos la misericordia, la ternura del Señor.

A la luz de estos principios, que constantemente nos recuerda la Iglesia, entendemos por qué fue tan eficaz el trabajo misionero de Santa Teresa de Calcuta, que pasaba horas en oración antes de emprender un trabajo con los pobres y enfermos. Descubrimos también el éxito de los encuentros de San Juan Pablo II con millones de jóvenes, pues antes de dirigirse a ellos le preguntaba al Señor, en la oración, lo que debía hacer y decir, además de ofrecer sus dolores y enfermedades. Es lo mismo que vemos hoy en el Papa Francisco, que nos habla de misericordia, ternura, perdón, cercanía y consuelo. La hace porque cada día se deja amar por Dios, se pone en sus manos providentes. Nos habla desde su experiencia de hijo de Dios. Sus palabras no son fruto de conocimientos teóricos, es su experiencia de oración la que nos comparte en cada charla y homilía.

Este es el secreto para lograr que nuestra misión sea también exitosa. Debemos ser portadores del Evangelio con nuestra vida, pero para consolar tenemos que dejarnos consolar, para abrazar al hermano, sobre todo al que aún no hemos perdonado, tenemos que dejarnos perdonar y abrazar por el Señor. Solo acepta el abrazo de Dios y su consuelo aquel que confía el Él, quien todos los días, en la oración, lo escucha con atención, con la disposición de hacer su voluntad y no la propia.


 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com