Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


MENSAJES DEL PASTOR


EL OBISPO, PADRE ESPIRITUAL, TESTIGO DE LA VERDAD Y DE LA MISERICORDIA


+ Marcos Pérez Caicedo Arzobispo de Cuenca



El padre bueno no necesita imponerse ante sus hijos. Su sola presencia inspira confianza, paz y respeto. Forma a los suyos con el testimonio y la enseñanza clara y explícita de la fe.
Mons. Luis Alberto, con su trato cotidiano y con su cercanía mostró al mundo el rostro de Cristo, el rostro de una Iglesia acogedora y de puertas abiertas. Impartió la doctrina cristiana sin medias verdades. Predicó el mensaje de Cristo, bañando todas sus actividades terrenas con la luz del Evangelio.
Fue padre espiritual de su pueblo porque cada día, como buen carmelita, alimentó su vida con la oración personal y el estudio, así fue capaz de asimilar y trasmitir el contenido pleno del mensaje cristiano. Sus escritos y sermones fueron famosos, no solo por la riqueza literaria, sino por la profundidad del mensaje, elaborado en horas de oración, de encuentro con Dios y con las necesidades de la gente. Supo poner por escrito lo que vivió y sintió con los pobres y necesitados.
Para realizar su misión de padre quiso contar con la colaboración de todos: sacerdotes, religiosos, catequistas, hombres y mujeres del pueblo, gente sencilla que escuchó el llamado de Dios por medio de sus palabras amables. Como buen padre buscó unir a los hijos dispersos y crear entre ellos un clima de fraternidad.
Supo proponer la misericordia como síntesis de todo lo que Dios ofrece al mundo. Vivió lo que hoy nos enseña el papa Francisco, llamándonos a ser misericordiosos como el Padre. Al respecto, este Pontífice nos recuerda que “los Obispos tienen la misión de ofrecer pastoralmente la misericordia. Es una misión no tan fácil, es importante hacerla accesible, tangible y presente en las iglesias diocesanas, de tal modo que sean casas donde esté presente la santidad, la verdad y el amor.”. Así fue la vida de Luis Alberto, hizo de su casa, de su catedral y de toda la arquidiócesis un lugar de encuentro, de verdad, de fraternidad, de acogida.
Acompañó a las familias, a los jóvenes, a los campesinos y excluidos. Supo comprenderlos con corazón de pastor y acercarse a todos con delicadeza. El mejor propósito que ahora podemos hacer ante el testimonio de fe y amor de Luis Alberto es el de continuar abriendo caminos de esperanza. Nos comprometemos a seguir las huellas de Cristo, el buen pastor, el maestro, las mismas huellas que siguió este hermano nuestro.
Que la Virgen, nuestra Madre, nos ayude a vivir con alegría y compromiso cristiano la fe que profesamos y la vocación que hemos recibido. Que ella proteja a nuestro hermano y lo lleve al encuentro con Jesús. También nosotros la invocamos como Madre de misericordia, como lo hizo Mons. Luis rezando el Rosario y portando el Escapulario del Carmen.


 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com