Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


MENSAJES DEL PASTOR


LOS MONAGUILLOS


+ Marcos Pérez Caicedo Arzobispo de Cuenca



El sábado 20 de mayo, celebramos el Primer Encuentro Arquidiocesano de Monaguillos. Acudieron a la cita con Jesús más de 400 niños y adolescentes de las diferentes parroquias eclesiásticas de Cuenca.
Uno de los seminaristas organizadores del encuentro me comentó su experiencia, manifestando su emoción ante la respuesta de los pequeños. En su escrito me decía: “Los niños y jóvenes azuayos, llenos de expectativas y entusiasmo, se dieron cita en el Seminario Mayor “San León Magno” desde muy temprano, todos traían sus túnicas con mucha pulcritud. Durante la acreditación cada participante recibía su pañoleta y credencial, para luego manifestar su alegría en el momento de animación e integración. Posteriormente, los monaguillos fueron distribuidos en grupos para la formación, la catequesis fue impartida por los seminaristas y los jóvenes del proceso de la Pastoral Vocacional, a través de la cual pudieron compartir sus experiencias en el servicio en el altar y su relación con el Señor Jesús, y de esta manera fortalecer su compromiso.
Luego empezó la peregrinación mariana, en la cual todos los monaguillos llevaban su alba y con mucha devoción rezaban el santo Rosario. Monseñor Marcos Aurelio Pérez, Arzobispo de Cuenca, presidió la Eucaristía en un ambiente de alegría y fraternidad, al finalizar la celebración, bendijo las cruces y oraciones que después fueron entregadas a cada participante como signo de envío a la misión de seguir anunciando a Cristo”.
Ante la presencia de nuestros niños, vienen a mi memoria las palabras que Jesús pronuncio en el Evangelio sobre ellos: “Dejen que los niños vengan a mí. De los que son como ellos es el Reino de Dios” (Mc 10,14). “Si ustedes no se hacen como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos” (Mt 18,3). ¡Qué importante eran los niños para Jesús! ¿Les damos la misma importancia en la familia y en la Iglesia? ¿Son una bendición de Dios o, influenciados por la cultura de muerte y el egoísmo actual, los vemos como un estorbo? Jesús los pone como ejemplo y nos dice que cuando los acogemos lo aceptamos a Él.
Los niños en el seno familiar son alegría y esperanza, presencia real de Jesús que viene a nuestro encuentro. En la Iglesia los encontramos en la catequesis, participan en las celebraciones, son los primeros en llegar, colaboran en el altar como monaguillos, cantan a pleno pulmón, no tienen vergüenza ni prestan atención a la crítica de la gente. Su inocencia y humildad nos recuerdan cómo debemos ser y actuar para agradar a Dios.
El encuentro de monaguillos nos dejó una gran lección de verdadera alegría, de fe sincera y sencillez de corazón. A nosotros nos faltan estas virtudes para vivir a plenitud nuestra fe católica, para que cada celebración dominical sea una fiesta con Dios Padre y signo de fraternidad. Dejemos que el Señor nos hable por la boca de los niños y aprendamos a acogerlos con ternura y respeto en la familia y en la Iglesia. Ellos tienen mucho que enseñarnos. Recemos y demos buen testimonio a los niños y jóvenes para que descubran por nuestro medio la dulce llamada de Jesús.


 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com