Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


MENSAJES DEL PASTOR


MONSEÑOR VICENTE CISNEROS


+ Marcos Pérez Caicedo Arzobispo de Cuenca



Salomón es considerado un rey sabio y justo. Con profunda fe y humildad se dirigió a Dios para pedirle el don de sabiduría. «Concede, a tu siervo, un corazón que entienda para juzgar a tu pueblo, para discernir entre el bien y el mal» (1 Reyes 3, 9). «Dame la sabiduría... Mándala de tus santos cielos, y de tu trono de gloria» (Sab. 4.10). Sin este don nos quedamos privados de una estrella que oriente nuestra existencia.
“Esta «sabiduría» es la participación en la mente misma de Dios, que formó al hombre” (Cf. Sab.9, 2). Es, por tanto, la capacidad de penetrar en el sentido profundo del ser, de la vida y de la historia… para descubrir el significado último, querido por el Señor” (San Juan Pablo II).
Durante los largos años de episcopado de Monseñor Vicente Cisneros, primero en Guayaquil, luego en Ambato y después en Cuenca, puso al servicio del pueblo los dones recibidos de Dios, especialmente la sabiduría y la prudencia en el ejercicio de su ministerio. Quienes le conocieron y trabajaron junto a él lo descubrieron como el Obispo erudito, políglota y prudente. Siempre respetuoso y delicado con todos, cercano y preocupado por el bienestar de los sacerdotes. Tuvo la gracia de ver cada cosa con los ojos de Dios. “La sabiduría es ver todo con los ojos de Dios. A veces vemos las cosas según la situación de nuestro corazón, con amor o con odio, con envidia… Esto no es el ojo de Dios” (Papa Francisco).
Su trabajo pastoral lo cumplió con esmero. En Cuenca fundó nuevas parroquias y creó una vicaría episcopal -la del Sur-, y una pastoral, la indígena, producto de su preocupación por la evangelización. La formación de los seminaristas y la formación permanente del clero fue una prioridad para él.
Siendo Presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, se puso al servicio de todas las jurisdicciones eclesiásticas, intensificando la buena relación entre los obispos. Con corazón mariano por excelencia pidió a San Juan Pablo II la coronación pontificia de la imagen de la Virgen del Carmen y proclamó a la Inmaculada Concepción como Patrona de esta Arquidiócesis.
Apreciamos su sabiduría y profundidad teológica en los sermones, escritos e intervenciones radiales y televisivas. Son famosos sus “Mensajes Pastorales”. Siempre habló con fundamento, con fidelidad al Magisterio de la Iglesia, esforzándose por llegar a todos.
Un pastor sabio es humilde, no busca protagonismo en lo que realiza, se considera servidor y hace lo que Dios le ha encomendado sin esperar aplausos. Así fue durante toda su vida Monseñor Vicente. Al cumplir 60 años de sacerdocio lo celebró en la intimidad familiar. Cuando hablé con él sobre sus Bodas de Oro Episcopales, la respuesta fue la misma: agradeció la deferencia y solo me pidió que el 7 de enero (HOY), nos unamos a su acción de gracias y oremos por él. Solo Dios sabía que la gran fiesta sería en el cielo. Allá está celebrando las Bodas del Cordero, la fiesta que no acaba, la Eucaristía eterna. Desde allí nos acompaña y sigue pidiendo por esta Iglesia a la que sirvió con amor.
El año 2017 nos dejaron dos grandes arzobispos eméritos, Luis A. Luna T. y Vicente R. Cisneros Durán. Ellos, desde la eternidad, interceden por todos. Que el Señor nos dé la gracia de tener cercanía con los pobres, paciencia, alegría, perseverancia y sabiduría para escuchar la voz de Dios que palpita en el corazón de nuestros hermanos.


 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com