Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


MENSAJES DEL PASTOR


ALEGRÍA, MISERICORDIA Y MISIÓN


+ Marcos Pérez Caicedo Arzobispo de Cuenca



El 19 de marzo de 2013 el Papa Francisco inició su pontificado, convirtiéndose en el primer pontífice de la Iglesia católica originario de América. Cuando salió al balcón de San Pedro todos queríamos escuchar sus palabras. Nos llamó la atención que su primera invitación fuera a la oración: “Recen por mí”. En esta sencilla petición estaba concentrada toda su espiritualidad, su cercanía con Dios y con el pueblo. Era muy consciente que sin la gracia Dios nada es posible. Sin oración toda acción deja de tener sentido pastoral. El sacerdote termina convirtiéndose en funcionario, se siente insatisfecho: le falta la cercanía con Jesús.
El Cardenal Pietro Parolín, Secretario de Estado del Vaticano, dice que en todos los documentos e intervenciones del Papa Francisco aparecen tres palabras clave que expresan las características de su pontificado: alegría, misericordia y misión.
El documento programático del Papa Bergoglio se titula precisamente Evagelii Gaudium, y otros de su misma autoría, Amoris Laetitia y Laudato Si, también hacen referencia a la alegría cristiana. Por lo tanto, la característica fundamental de este pontificado es la alegría, que nace del hecho de saberse amado por el Señor, nos recuerda el Secretario de Estado.
Muchas veces en nuestra vida nos dejamos vencer por la melancolía, nos invade la tristeza y no pocas veces terminamos desesperados. Nos falta confianza en el Señor. La certeza de sabernos hijos de Dios nos llena de alegría en medio de la tribulación. Estamos llamados a anunciar el Evangelio de la alegría, sin temores ni complejos. No podemos hablar de Jesús con “cara de vinagre”, como Dice Francisco. Para evangelizar, la Iglesia tiene que mostrar al mundo el rostro joven y alegre de Jesús, un semblante cercano, acogedor. “La Iglesia crece no por proselitismo, sino por atracción” (Doc. Aparecida). Y esta atracción viene del testimonio alegre de aquellos que anuncian la Buena Nueva.
La otra directriz de su pontificado es la misericordia, el amor que Dios tiene por sus hijos. Misericordia es la actitud divina que abraza, es la entrega de Dios que acoge, que se presta a perdonar. El Señor jamás se cansa de perdonarnos. Somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón. “El Señor es misericordioso: esta palabra evoca una actitud de ternura como la de una madre con su hijo. Dios se conmueve y se enternece por nosotros como una madre cuando toma en brazos a su niño, deseosa sólo de amar, proteger, ayudar, lista a donar todo, incluso a sí misma” (Papa Francisco). Estamos llamados a descubrir el rostro de una Iglesia que no reprocha a los hombres sus heridas, sino que las cura con la medicina de la misericordia. Debemos reconocer nuestros propios errores antes de afirmar que son los demás quienes se equivocan. Una actitud siempre dispuesta a condenar, incapaz de acoger, no es la de Jesucristo, es la del fariseo.
La tercera línea del pontificado de Francisco es la evangelización de una Iglesia en salida que debe llevar el Evangelio a todas las criaturas. Anunciar la Buena Nueva a las periferias existenciales es nuestro gran desafío. Con la fuerza del Espíritu Santo debemos poner en práctica planes y proyectos pastorales que respondan a las necesidades del mundo de hoy.


 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com