Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


MENSAJES DEL PASTOR


ANTE LOS ABUSOS DE MINISTROS DE LA IGLESIA (PARTE I)


+ Marcos Pérez Caicedo Arzobispo de Cuenca



Ante las denuncias realizadas en algunos medios de comunicación del país sobre el abuso sexual de menores por parte de clérigos, creo conveniente recordar algunos criterios surgidos en un importante Simposio sobre los abusos sexuales a menores, en 2012, realizado en la Pontificia Universidad Gregoriana con el respaldo de la Santa Sede, y que contó con la participación de cardenales y obispos de todo el mundo, además de teólogos y expertos, e incluso de víctimas de dichos abusos.

Viviendo esta dolorosa realidad, la prioridad en la Iglesia ha de ser escuchar con atención y respeto a las víctimas de abuso sexual, y, siguiendo la normativa eclesial establecida para estos casos, realizar sin demora la indagación previa, con el fin de recabar la información necesaria sobre la verosimilitud de los hechos e iniciar el proceso judicial canónico. Sin duda alguna, entre tantas cosas que se dicen, podrán existir acusaciones falsas o inexactas; en cuyo caso, las misma normas obligan a hacer todo lo posible para restaurar la buena reputación del clérigo implicado. Por ello, lejos de dejarnos dominar por sentimientos de odio y venganza, que pueden llevar a calumnias graves, todos debemos buscar siempre la justicia y la verdad.

La Organización Mundial de la Salud, en su informe sobre la violencia sexual contra menores, referido al año 2002, ha afirmado que “el abuso y descuido de menores es un problema sanitario a nivel global”. Es decir, es un problema grave que afecta a todas las generaciones, clases socioeconómicas y sociedades, instituciones públicas y privadas. Ha sido siempre una plaga en la sociedad y, dolorosamente, también se ha hecho presente en los ministros de la Iglesia, es decir, en quienes – así lo hemos pensado sinceramente los cristianos – menos hubiera debido manifestarse.

La gran mayoría de los sacerdotes no abusan de los menores y se comportan como generosos servidores del Evangelio. La comunidad los valora y respeta. Más aún, muchos de ellos, con gran entrega, están comprometidos en el servicio de los más necesitados y en la lucha por la defensa de los derechos humanos. Por ello no merecen que se vea ensuciada la reputación de su vocación de forma tan indigna, ni deberían tener que vivir bajo la sospecha de que, por el hecho de ser sacerdotes, podrían ser responsables de abusos sexuales.

La experiencia de estos hechos lamentables nos compromete a poner mayor énfasis a la formación sacerdotal. En la Exhortación Apostólica sobre la formación clerical, Pastores Dabo Vobis (1992), San Juan Pablo II definió la formación humana como la “base necesaria” de toda formación sacerdotal, que deberá capacitar para una vida sacerdotal saludable y casta. Además, en la formación se incluye pautas para gestionar las propias emociones y entablar relaciones saludables y sanas con toda clase de personas. Una persona así, madura en sus relaciones humanas, no cometerá abusos contra menores.


 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com