Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


REFLEXIONES


¿QUÉ SIGNIFICA “CUERPO GLORIOSO”?

Padre Bolívar Jiménez Álvarez

“Cuerpo glorioso” es un tema interesante que pertenece a una de las ramas de las Ciencias Teológicas llamada “Escatología” que se ocupa de todo lo relativo al más allá; es decir, a lo trascendente, a los asuntos posteriores a la muerte física. Hablar hoy de la Resurrección Gloriosa de Jesús es de fundamental importancia para no caer en los errores de los Saduceos y de muchísima gente, que considera la resurrección –confundiéndola con la resucitación–, como la simple reanimación o reincorporación de un cadáver.
La resurrección de Jesús no fue la simple reavivación de su cuerpo martirizado, muerto y sepultado, sino infinitamente muchísimo más: su RESURRECCIÓN FUE GLORIOSA. Difícil de explicar porque pertenece al misterio, pero de la que algo se puede entender por las ilustraciones del mismo Jesús: “En verdad, en verdad les digo que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn. 12,24). Una nueva planta nacida de una semilla es –aunque parezca contradictorio–, la misma y distinta a la vez. La misma, porque mantiene su esencia, sus cualidades (si la semilla es de maíz, no sale fréjol, o con sabor a capulí). Distinta, porque es otra sometida a nuevas realidades. El cuerpo glorioso de Jesús –y por un privilegio especial de Dios, también el de la Santísima Virgen. Eso significa su Asunción–, como nos sucederá a todos nosotros luego del juicio universal, ya no estaba sometido a las leyes espacio temporales que rigen a los cuerpos físicos, sino que –tal como nos describe y nos da a entender la Biblia–, adquirieron otras propiedades como: Impasibilidad, ya no sufre dolores ni muerte. Agilidad, para ir donde se desee. Sutileza, capaz de atravesar cuerpos materiales. Claridad, con una belleza de radiante esplendor. S. Pablo insiste: “… se siembra un cuerpo natural y resucita un cuerpo espiritual. Pues si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual”. (1Co 15,43-48).
La resurrección de Jesús en los términos arriba señalados es el preanuncio de nuestra propia resurrección gloriosa y fundamento de nuestra fe (1ª Cor. 15,14). Seamos humildes y demos cabida al misterio.
 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com