Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


REFLEXIONES


“QUIEN ESTÉ SIN PECADO, QUE TIRE LA PRIMERA PIEDRA”

Padre Bolívar Jiménez Álvarez

Qué fácil se nos hace a los hombres olvidarnos de nuestra propia y personal condición humana de seres falibles propensos a errar, y convencernos de que son los otros ─yo no─, los ruines capaces de cometer las más atroces barbaridades e inconfesables pecados que tanto escandalizan, y que por su extremada gravedad, efectivamente, hieren lo más profundo de nuestra sensibilidad; y desde ese convencimiento de olvido y gravedad, hacer condenaciones terminantes, olvidando que también es diabólico el odio, el morbo, la venganza y la involucración injusta a personas e instituciones inocentes.

El problema no está en denunciar hechos indebidos y deplorables ─es un derecho inalienable del agraviado─; tampoco en protestar, reclamar, exigir justicia oportuna y una severa sanción por parte de las autoridades pertinentes para quienes destruyen lo más preciado de un niño como son su inocencia y candor. El problema está en el modo de hacerla y en el descarte del contexto social descompuesto en el que peregrinamos en la actualidad. No ignoremos que hoy por hoy: contra la naturaleza, contra el sentido común, contra la propia ciencia, contra el sentido mismo de las palabras a las que se las manipula, contra la Revelación que condena la inmoralidad sexual de toda índole (1 Cor. 6-9); hay colectivos y autoridades que no solamente permiten, sino que legalizan despropósitos, como la ideología de género, el matrimonio gay y un sinnúmero de impudicias, que no hacen sino abonar el ambiente malsano que nos inunda. Tenía Razón J. Pablo II cuando en la Enc. Evangelium vitae de 1995 en la que defiende la vida en su nacimiento y en su ocaso, decía que la “civilización de la muerte” hoy vigente, sabe utilizar mañosamente un lenguaje sofístico.

Manifestar inconformidad contra lo que repugna a la dignidad humana está bien, sirve para crear conciencia de lo malo y prevenirla, pero hay que saberla hacer, y para ello; primero hemos de recordar quienes somos: criaturas dotadas de dignidad pero debilitadas por la concupiscencia; y segundo, mirar en qué ámbito nos movemos: una sociedad descompuesta a la que descuidamos culposamente. En este sentido bien dichas las palabras de Jesús: “Quien esté sin pecado, que tire la primera piedra” (Jn. 8,7), o esta otra de la sabiduría popular: “todos podemos presumir de santos hasta que se nos pille”.
 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com