Iglesia de Cuenca Ecuador :: Arquidiocesis de Cuenca
Siganos en Twitter Siguenos en Facebook
Untitled Document


REFLEXIONES


EL VALOR INALIENABLE DEL SER HUMANO, SU GRANDEZA Y SU DIGNIDAD

Padre Francisco Calle / Párroco de San Blas


En las sociedades y tiempos actuales estamos atravesando momentos muy difíciles en los que advierte una profunda crisis de valores, en especial en lo que tiene que ver con la dignidad, la inalienabilidad y la grandeza de la vida del ser humano, que se queda relegada a planos secundarios y de muy poca importancia. Es el desafío que nos toca enfrentar con mucha serenidad, claridad y valentía. Sabemos que la vida de todo ser humano posee un valor excepcional, único, irrepetible e insustituible, desde el momento mismo de su concepción.

Es preciso hacer constatar con determinación que la discusión acerca de la vida y de la muerte no es un problema o un tema de orden puramente religioso, sino que se trata de la dignidad y del respeto hacia el bien más preciado que es la vida humana y que va más allá de convicciones o intereses personales. Ya la misma ciencia nos enseña que el embrión en el vientre de la madre es un ser vivo, una persona, el mismo que ya encierra una estructura grandiosa, admirable, completísima. Es un individuo biológico con potencial evolutivo, y no mero tejido materno. El ser recién concebido posee un código genético diferente al de la madre y tiene, además, su propio flujo sanguíneo. Es un ser único, individual, irrepetible e insustituible, que está en un proceso de desarrollo progresivo y continuo.
Por esta razón, es inaceptable el argumento que suele repetirse irreflexiva e irresponsablemente: «es mi cuerpo, y yo decido sobre él». Ésta es una verdad parcial y confusa, ya que el ser que está en el vientre de la madre ya no es «su cuerpo», sino «otro cuerpo», «otro ser». La ciencia nos muestra un nuevo ser dentro de la matriz de la madre, unido a ella, pero un ser diferente.
En toda vida humana, aún la recién concebida, como también en la vida débil y sufriente, hemos de reconocer la grandeza de una obra maravillosa y sagrada que nos sobrepasa, de la cual no podemos disponer a nuestro libre arbitrio o capricho; al contrario, estamos llamados a protegerla y a defenderla.
Esto mismo habrá de contemplarse en todo orden jurídico o penal: la intención deliberada y firme de salvaguardar la vida humana, garantizando su pleno crecimiento y desarrollo, protegiendo su inviolable dignidad y defendiéndola de cualquier peligro.
 
       
SANTA SEDE   CELAM   RIIAL   CEE   PASTORAL JUVENIL
DIRECCIÓN: Simón Bolívar 7-64 y Luis Cordero
TELÉFONOS: (593 7) 2847234 / 2847235 / 2831651
FAX : (593 7) 2844436
Siguenos en Facebook
Siganos en Twitter
Si necesita un sitio web visite www.Cuencanos.com